1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer>

Dermatitis alergica

La alergia en esta época de primavera y verano corresponde a uno de los motivos mas recurrentes 
La alergia en esta época de primavera y verano corresponde a uno de los motivos mas recurrentes en nuestra consulta profesional en la Clinica Veterinaria San Lázaro.
Las alergias son una respuesta excesiva del individuo cuando establece contacto con una sustancia extraña, que se denomina alergeno; esta respuesta está mediada a través de mecanismos inmunológicos.
Usualmente las alergias en perros y gatos se manifiestan con alteraciones a nivel de la piel. Las tres enfermedades alérgicas más frecuentes son: 
  • La atopia; 
  • la dermatitis alergica a la picadura de pulgas (DAPP); y 
  • la alergia a los alimentos 
Aunque también pueden darse casos de alergias de contacto, alergias a la picadura de mosquitos en gatos, etc, las cuales son mucho más raras que las anteriores.
 
 
SÍNTOMAS 
 
Las alergias en perros y gatos generalmente se manifiestan con prurito o picazón, aunque en gatos también se observa el asma de origen alérgico. La respuesta al prurito puede ser en forma de rascado, mordisqueado, lamido o frotamiento con objetos, según el área corporal afectada. 
La aparición de estas enfermedades requiere una sensibilización frente a los alergenos implicados, por lo que no las sufren los animales muy jóvenes, de pocos meses de vida. Así, si un cachorro de 2 meses tiene prurito no se debe pensar en una alergia, siendo mucho más probable que tenga, por ejemplo, una sarna. 
 
Cuando los perros se rascan, inicialmente se observa alopecia (falta de pelo), eritema (enrojecimiento) y erosiones (heridas superficiales). Con el paso del tiempo, tras semanas o meses de rascarse, la piel se defiende de esta agresión con liquenificación (engrosamiento de la piel) e hiperpigmentación (aumento del color negro), síntomas ambos del prurito crónico. 
En estos animales es frecuente, como consecuencia del rascado más o menos crónico, que aparezcan complicaciones como una infección de la piel (pioderma) o un exceso de caspa (seborrea), lo que puede dificultar el diagnóstico de la enfermedad inicial. 
En los gatos las manifestaciones del prurito-rascado son diferentes. En primer lugar los felinos son mucho más "finos" que los perros y en muchos casos sólo se ve un área de alopecia, sin ninguna otra lesión en la piel; esta circunstancia, unida a que frecuentemente el gato sólo se rasca o lame en ausencia de los dueños (debajo de la cama, encima del armario, etc), hace que a veces sea difícil saber si una alopecia en un gato se debe a que hay prurito o no. En estos casos se realiza un examen denominado tricografía. 
 
En otros casos sí se observan lesiones del rascado en la piel, como erosiones. De igual manera, cuando el rascado es crónico, tampoco se observan las lesiones tan características de los perros; en su caso sólo aparecen erosiones, úlceras (heridas más profundas) y costras (pus o sangre seca). 
Finalmente, otras veces los gatos también pueden mostrar lesiones muy características, que pueden deberse a estos procesos alérgicos pero también a otras enfermedades como infecciones, parásitos, etc. Estas lesiones se denominan: 
 
  • Dermatitis miliar: cuando aparecen pequeñas pápulas (granos), generalmente en el dorso del animal y, a veces, en cabeza y cuello; el prurito puede ser variable. 
  • Úlcera eosinofílica: localizada usualmente en el labio superior, no siendo dolorosa ni pruriginosa. 
  • Placa eosinofílica: son elevaciones de la piel, de color naranja o rojo, ubicadas usualmente en abdomen ventral y cara interna de los muslos; normalmente es muy pruriginosa. 
  • Granuloma lineal eosinofílico: es una lesión elevada lineal, de color naranja o rojo, ubicada muchas veces en la parte posterior de las extremidades traseras.
Atopia
 
La atopia es una alergia que se desarrolla frente a alergenos presentes en el ambiente, que contactan con el individuo a través de las vías respiratorias y de la piel. 
Existen muchos alergenos que pueden sensibilizar a los perros y gatos, pero los más frecuentes son el ácaro del polvo y las escamas o epitelios de otros animales, incluido el hombre. La alergia a pólenes es mucho menos frecuente que las anteriores. 
En perros los primeros síntomas de prurito suelen aparecer entre los 1 y 3 años de edad, aunque muchos propietarios acuden al veterinario años más tarde cuando la picazón es más intensa. El prurito generalmente se produce en todas las épocas del año, ya que el perro tiene contacto con el alergeno todos los días; sin embargo, cuando sólo tiene alergia a pólenes, o cuando existe un componente muy importante de alergia a la picadura de pulgas, el prurito es estacional, apareciendo sólo en los meses de polinización o, en el caso de las pulgas, en épocas cálidas. 
 
La distribución más típica del prurito o picazón es a nivel de la cara y de las manos, aunque puede afectar cualquier área corporal e incluso ser generalizado. El rascado continuo a nivel de la cara provoca que muchas veces exista otitis y/o conjuntivitis (inflamación de los oídos y la conjuntiva, respectivamente). 
Los gatos suelen manifestar los primeros síntomas entre los 6 meses y los 2 años de edad, aunque se han citado incluso casos en que la atopia apareció a los 14 años. 
 
Dermatitis alérgica a la picadura de pulgas (DAPP) 
 
La DAPP es tal vez el cuadro mas comun en nuestra atención clinica, es una reacción alérgica a alergenos presentes en la saliva de las pulgas.  Según últimos estudios no es solo los componentes de la saliva la que provocaría el intenso picazón, si no también la presencia de pulgas muertas, restos de pulga y también las fecas de pulga ayudarían a intensificar el cuadro. En algunas áreas geográficas, cálidas y húmedas, es la enfermedad más frecuente de la piel de los perros y gatos; sin embargo, en otras zonas del país, con menor intensidad de pulgas, la atopia tiene una mayor incidencia. De todas las formas, la presencia de ambas enfermedades en un mismo animal es muy común. 
Es muy importante diferenciar la DAPP de la infestación por pulgas. En el primer caso, la presencia ocasional de alguna pulga es suficiente para producir prurito, por lo que el control de pulgas en el ambiente del animal debe ser muy estricto. En el segundo de los casos, para producir unos síntomas similares debe haber un número muy superior de pulgas. 
En el caso de los gatos, los hábitos de vida son determinantes para el desarrollo de la enfermedad, ya que aquéllos que poseen libre acceso al exterior tienen un mayor contacto con pulgas. 
 
En perros el signo más característico es la aparición de prurito en el área lumbar, aunque con el tiempo puede extenderse a otras zonas. Generalmente en un inicio el proceso es estacional, en verano-otoño, cuando la incidencia de pulgas es mayor, aunque con el tiempo el prurito puede aparecer a lo largo de todo el año. 
En gatos los signos pueden ser muy diversos, tal y como se comentó más arriba. 
 
Alergia a los alimentos 
  
La alergia a los alimentos tiene una incidencia mucho menor que las dos anteriores. Es una alergia frente a sustancias que se ingieren, que suelen ser productos básicos en la dieta del animal: carne (vacuno, cordero, caballo, cerdo o pollo), pescado, huevo, lácteos, arroz, soja, trigo, maíz, etc. Por lo tanto la alergia a los alimentos puede afectar a cualquier individuo, tanto los que consumen dietas preparadas en casa, como en aquéllos que se alimentan con pellets comerciales. 
En perros el signo más constante es el prurito, que frecuentemente afecta a cabeza y manos, pudiendo complicarse con otitis, seborrea, etc. En algunos animales, pueden concurrir signos digestivos, como diarrea y/o vómitos. En casos leves la única manifestación puede ser la presencia de eritema (enrojecimiento) del pabellón auricular. 
En gatos, al igual que en los casos anteriores, los signos pueden ser muy diversos, tal y como se comentó más arriba. 
 
DIAGNÓSTICO 
 
Ante un perro o gato con una sospecha de enfermedad alérgica, nuestra clinica cuenta con los medios técnicos y profesionales para investigar la causa de estos cuadros. Generalmente lo primero que hacemos  es descartar que no sean otras enfermedades de la piel que se pueden diagnosticar con relativa facilidad, como por ejemplo la tiña o las sarnas. Para ello, muchas veces la información que aporta el dueño y la exploración del animal son suficientes para concluir que no es ninguna de estas patologías. 
 
Otras veces esto no es posible y se deben hacer pruebas diagnósticas específicas, como un raspado cutáneo para comprobar al microscopio la presencia o ausencia de ácaros, o un cultivo de hongos si se sospecha de tiña. 
En el caso particular de los gatos, si no existen evidencias claras de rascado, como sería la presencia de erosiones, o que el dueño le vea rascarse, se debe hacer una tricografía. Esta técnica consiste en arrancar unos pelos de la zona alopécica y observar al microscopio si las puntas están rotas, indicativo de que el gato se rasca o lame. 
Cuando la sospecha se centra en un problema alérgico, en el caso de los perros en primer lugar se debe decidir si es un problema de atopia o de DAPP, sin descatar que ambas enfermedades estén afectando a la mascota. Para ello se utilizan los datos entregados por el propietario y los obtenidos durante la exploración del animal, como por ejemplo el área corporal afectada. Si el control de pulgas en el ambiente del animal no es adecuado, siempre se debe realizar durante 1-2 meses un control exhaustivo de este parásito, debiendo existir una mejoría parcial o completa cuando la DAPP es parte de la enfermedad. 
Ante una sospecha de atopia, si se desea confirmar a qué alergenos (ácaro del polvo, epitelios, pólenes, etc) es sensible el animal, se deben hacer pruebas complementarias. Estos ensayos sólo son imprescindibles cuando se desea hacer un tratamiento de desensibilización del paciente. En su defecto no se necesitan realizar para diagnosticar que el animal padece de atopia. 
Si el perro no responde al control de pulgas y no se relaciona su cuadro con una atopia, o cuando se sospecha de una posible alergia a los alimentos, para diagnosticar esta enfermedad se necesita alimentar al paciente con una dieta de eliminación. 
En el caso de los gatos, para llegar a un diagnóstico definitivo de qué proceso alérgico se trata, en primer lugar nosotros confirmamos o descartamos una DAPP mediante el control de pulgas; si no existe mejoría se realiza una dieta de eliminación; y si no mejora se considera que es una atopia. Si se desea realizar una desensibilización del paciente se deben hacer pruebas complementarias, aunque tanto en la primera como en estas últimas la experiencia en gatos es limitada. 
En cualquier caso, tanto en perros como en gatos, antes de realizar un control estricto de pulgas o una dieta de eliminación, nuestra clinica considera  imprescindible que los dueños del animal estén plenamente concientizados de las condiciones de estos ensayos, ya que se requiere de su plena colaboración. Si no es así es preferible no realizar estas pruebas ya que sus resultados no serán fiables, lo que provocará finalmente desconfianza de los propietarios hacia nuestra labor profesional.

Como anteriormente habiamos descrito, la Clinica Veterinaria San Lázaro Independencia Renca, cuenta con las herramientas para el diagnostico y tratamiento mas efectivo para este tipo de enfermedades tan comunes en esta época.
  
 
  
 
  

 

Menu Secundario


Warning: Parameter 1 to modMainMenuHelper::buildXML() expected to be a reference, value given in /home/ftpvetlazaro/www.vetlazaro.cl/libraries/joomla/cache/handler/callback.php on line 99

Articulos de interes

Dermatitis alergica
La alergia en esta época de primavera y verano corresponde a uno de los motivos mas recurrentes 
Leer mas...
Vacunación

Las vacunas protegen contra enfermedades infecciosas que pueden ser graves o incluso mortales y frente a las cuales no existe un tratamiento efectivo.

Leer mas...
Declaración Universal
El futuro del bienestar animal recae en lograr un reconocimiento
Leer mas...
Trabajo con animales

Se estima que un 75% de los perros del mundo son abandonados en la calle. 

Leer mas...
Sanidad bucal
Las mascotas tienen derecho a una buena higiene bucal 
Leer mas...
Golpe de calor

El golpe de calor es una urgencia médica.

Leer mas...
Embarazo psicológico
Así es, el embarazo psicológico o falsa preñez corresponde
Leer mas...

Mapa del sitio


Warning: Parameter 1 to modMainMenuHelper::buildXML() expected to be a reference, value given in /home/ftpvetlazaro/www.vetlazaro.cl/libraries/joomla/cache/handler/callback.php on line 99

Horario Atención General

Lunes a Viernes 08.30 a 24:00.
Sábado  10:00 a 21:00.
Domingo 10:00 a 14:00 y 16:00 a 21:00.

Horario Atención Animales Exóticos

Funciona mediante la Reserva de horas.

Favor llamar al (02) - 737 53 77 

Dra. Claudia Espinoza Pérez